La última botella.

Geremías en azul.

La última botella.

Mientras su cuerpo yacía dormido boca abajo, sus brazos hundidos en las almhoadas y por sus poros transpiraba una mezcla de diversos destilados de alcohol, ella, a su lado, despierta, intentaba levantarse, sin despertarlo, sabía lo que le esperaba si lo hacía, de la cama, su cuerpo vejado, mayugado, otra vez abusó de ella, en ése estado de embriaguez con el que acostumbra a llegar a su casa cada ocho diás. La viló. Esa noche, bebió la última botella de amargura. Logró levantarse de la cama sin despertar a su marido, se fue mal caminando hacia el baño, lo primero que hizo fue mirarse al espejo, vio su rostro amoratado, se palpó todo el cuerpo, un cuerpo marcado por los golpes. Se sentó en el escusado, orinó, se aseó, se levantó y salió del baño para írse a sentar en una silla del comedor. Lloraba. Miró todo…

Ver la entrada original 128 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s